YO HOY, HOY YO

Lo siento pero no, no nos recordarán cuando hayamos muerto. Puede que nuestros hijos sí, incluso nuestros nietos, pero ya; cuando ellos mueran nadie sabrá de nuestro paso por éste planeta. ¿O acaso sabemos nosotros cómo eran realmente nuestros bisabuelos o tatarabuelos???

Nos proyectamos pasando a la historia, siendo alguien digno de ser recordado y nos conformamos en creer que lo seremos en nuestro micromundo. Buscamos reconocimiento permanente y, el que no obtenemos en vida pensamos que llegará tras la muerte.

Pensando en los demás, en el después, se nos olvida el nosotros y el ahora.

“Los demás” depende del nosotros, en una ilusión propia que nos sirve para mirarnos en el Mundo. Yo soy yo según me mire el otro, o mejor dicho, según pienso que me mira el otro. Quizás sea un juego de dobles espejos que me deja verme sin verme.

¿Y el después? ¿Del futuro que no llega? O del que cuando llega no es lo que en el pasado pensamos que sería…

Si el ejercicio consiste en compararnos, si es confundir la fantasía con esperanza de cambio sin cambiar nada propio. Si el descanso llegará con el recuerdo de toda una vida proyectada en el futuro apenas seremos felices unos segundos.

Hoy, día de playa, radiación UVA elevada, olas y sobrinos sin otra posibilidad que detenerte y estar presente en la vida, cubos, castillos de arena o la pequeña Paula durmiendo la siesta del carnero.

Ningún significado más que la vida misma de un día exprimido, agotador y excitante, un 16 de julio cualquiera.

Hoy vida, mañana veremos… y veremos es otra historia…

Publicado por

Guillermo Zurita

Médico Psicoterapeuta Humanista Integrativo y Médico de Familia. Disfruto de mi trabajo, amo, confío. Mis pacientes me impactan emocionalmente... y eso duele y me encanta a partes iguales.

2 comentarios sobre “YO HOY, HOY YO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *