Esperando en la incertidumbre

La actualización que nos permite vivir sin estar permanentemente en conflicto con lo sufrido. Nos permite poder seguir adelante. Maravilloso autorregalo…
Pero existe una cara B, la de pensar que todo seguirá igual para siempre, tranquiliza y nos pone en riesgo a partes iguales ya que, nos acomoda en la realidad actual elegida.
Pensar que el trabajo estará para siempre, que podremos seguir haciendo lo que ya sabemos y contarnos la mentira de que seguirá siendo estimulante. Arcadas producidas por el miedo de ver cómo se escapa el tiempo, y con él, la vida. Si, lo vemos tan «en vivo» y real que parece que es lo que toca.

Nadie nos enseñó a creer, estar y disfrutar. Al menos yo tengo que inventármelo. Compaginar la exigencia del estudio con la crítica por todo lo que podía estar haciendo de más.
Tiempo no aprovechado ni para una cosa ni para la otra, tiempo perdido de vida, vivido con miedo intenso.
Hoy estoy esperando, estamos esperando, y lejos de disponer de la calma y el desahogo deseado, busco la forma de sentirlo sin tenerlo.
Igualmente te esperamos, seas quien seas, si el mundo sigue girando aquí estaremos para disfrutar contigo. Buscaremos el estar por estar y el jugar por jugar, sin la carga extra de obligaciones que no te acercan a tu rumbo.
Disfrutemos de las vistas mientras existan.
Bañémonos entre medusas y plásticos con la vitalidad de los hippies de Formentera en los 70.

Hagamos el duelo de la belleza que otros disfrutaron para poder hacer nosotros lo mismo con la realidad que nos ha tocado.
Que el mundo sea Las islas Galápagos para alucinar sin tener que buscar motivos. Vida exuberante que ahora nos resulta algo excepcional.
Que la parte oscura se haga lo suficientemente pequeña como para poder dar un paso, sólo uno, y que precisamente ese paso la haga más y más pequeña.
Que los Trump vivan en favelas dedicando su tiempo al dominó, sólo eso.
Que VOX sea sólo tu primer diccionario.
Que el modelaje mental no lo hagan las pistolas y el miedo.
Que el humo no nos quite el oxígeno.
Qué la ética sea el motor de las decisiones! Viendo a todos los seres que viven y sienten en este planeta, TO-DOS.
Que el amor sea el motor para seguir transitando, conectando, disfrutando.
Tiempos de castillos de arena, sol y tú. Eso es lo que está por venir…

Publicado por

Guillermo Zurita

Médico Psicoterapeuta Humanista Integrativo y Médico de Familia. Disfruto de mi trabajo, amo, confío. Mis pacientes me impactan emocionalmente... y eso duele y me encanta a partes iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.