Básico lo básico

Cuando lo básico no está, buscas y no encuentras y el hoy depende del otro. Pasividad del que cree no poder hacer nada que lleve al cambio.

Cuando esperar es la mejor de las opciones delegamos todo

el poder, y con él la responsabilidad de nuestro propio bienestar. Aprendido por válido siendo niños y tan tentador como ineficaz siendo adultos.

A mismas realidades corresponden diversas percepciones.

Elegir ya supone dar un paso, espera pasiva o decidir activamente lo que queremos. Si por miedo dejamos la decisión en los demás, cosecharemos igualmente pero podremos separarnos del dolor si algo sale mal porque tendremos un culpable. ¿Y si sale bien? Fácil puede resultar olvidar el pequeño detalle que nos trajo hasta aquí.

Cuando las necesidades básicas no están cubiertas estamos lejos de llevar la vida que queremos. Pero quizás lo primero sea definir “básicas”, porque en eso la subjetividad también se hace presente.

Subiendo la pirámide de Maslow que nunca acaba, pisos inferiores que damos por cubiertos y que con sólo contactar levemente con su posible ausencia, nuestro cerebro se pone en modo supervivencia.

La fantasía nos lleva así a un modo de elaborar y sentir la vida en el que el riesgo está permanentemente presente.

Si lo sientes desde siempre y sólo esperas, esperarás para siempre el cambio que no llegará.

Publicado por

Guillermo Zurita

Médico Psicoterapeuta Humanista Integrativo y Médico de Familia. Disfruto de mi trabajo, amo, confío. Mis pacientes me impactan emocionalmente... y eso duele y me encanta a partes iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *